Consejos para mantener una buena relación con el propietario

Para que un alquiler no tenga ningún problema, cada parte debe respetar sus obligaciones, propietario e inquilino. Esto permitirá a las dos partes hacer valer sus derechos. Aquí 10 consejos útiles para que el inquilino se entienda bien con el dueño del piso, y así los dos puedan llevar una buena relación.


1. Debes firmar un contrato de alquiler

La primera etapa de confianza entre un propietario y un inquilino es el acuerdo del contrato, y la firma de este. Ya que este contiene las obligaciones, deberes y derechos de ambos. Antes de firmar un contrato de alquiler debes estar de acuerdo con el propietario en todas las clausulas. Ambos dos deben estar de acuerdo para evitar futuros problemas.


2. Debes hacer un inventario

Para no tener problemas, es importante realizar un inventario del lugar el cual vas a habitar, antes de entrar en este. También es importante que el propietario este presente en este inventario.
Debes verificar el estado general del alojamiento, el buen funcionamiento de las instalaciones. Si encuentras defectos, etc., anótalos, aprovecha que el propietario se encuentra contigo en el momento del inventario, menciónale y consta todo lo que has encontrado.


3. Debes contratar un seguro

Como inquilino debes suscribirte a un seguro habitacional para cubrirte y protegerte de daños causados por terceros. Esto te evitara muchos problemas en caso de daños con terceros.


4. Debes pagar el alquiler

Como aparece en tu contrato de alquiler, pagar tu alquiler cada mes es evidente, pero es indispensable pagar con puntualidad. Esto permite instaurar una relación de confianza. Un pequeño consejo: si tienes miedo de olvidar pagar tu alquiler, no dudes en activar una transferencia automática. Así podrás estar más seguro y el propietario también.


5. Debes respetar el alojamiento

Bien entendido, como inquilino debes cuidar el alojamiento y sus equipamientos. En caso de que rompas algo, debes repararlo, tal como debe estar indicado el contrato.


6. Buenas relaciones con los vecinos

Para vivir con toda tranquilidad, entiéndete con tus vecinos, lleva una buena relación con ellos, se cortes, y si la comunidad de vecinos ha establecido reglas, respétalas. Evita la música demasiado fuerte, fuertes ruidos por la noche, etc. Esto no aparece en el contrato de alquiler, pero es algo que debes hacer, si quieres llevar una vida tranquila.


7. Debes constatar los problemas

Si constas problemas en el alojamiento, advierte inmediatamente al propietario con la finalidad de que él pueda solucionarlos a la brevedad posible. Mal funcionamiento de la ducha, alguna fuga de agua… el propietario es el encargado de este tipo de anomalías.


8. Para hacer trabajos en el piso debes pedir autorización

Si deseas hacer trabajos de decoración o algún cambio en el piso mientras vives ahí, Demanda la autorización por escrito al propietario. Si en el contrato está escrito que no puedes hacer modificaciones en el piso, no pienses en hacerlas.


9. Debes permitir la intervención del propietario

El propietario debe asegurarse del buen estado de la vivienda. Entonces, él debe hacer visitas a menudo al piso para asesorarse que todo marcha bien. Sin embargo, antes de visitarte o hacer alguna intervención en el piso, el propietario debe avisarte con 24 horas de anticipación. Tienes la obligación de dejarlo entrar.


10. Debes asumir los daños del piso

En casa que al termino de tu contrato, el propietario encuentre danos, los cuales no habías mencionado, ni constatado, las reparaciones de estos serán descontadas de la fianza.


Si este artículo te ha parecido interesante, también te recomendamos leer Búsqueda de alojamiento: Evitar engaños y estafas.






Autor del artículo: Roomlala

Artículos similares
 

Para continuar con tu navegación, aceptas el uso de cookies que permitirán ofrecerte un mejor servicio. Leer nuestra política de uso de cookies.